Cómo empezar con el Internet de las Cosas Industrial.

¿Quién no ha leido en estos últimos tiempos acerca del cambio tecnológico que se avecina en la industria? Supongamos que ya tienes claro que estamos ante un nuevo paradigma industrial, la Industria 4.0, que esta revolución está basada en conceptos como el Internet de las Cosas (IoT), el Big Data o la Realidad Aumentada, y que será la más disruptiva de la historia.

Industry401

Supongamos que te has dejado seducir por esta nueva filosofía y que estás decidido a que tu industria sea una “Fábrica Inteligente” o Smart Factory, con una total confluencia entre el mundo de la información (IT) y el mundo físico de las máquinas y la producción (OT), con el objetivo de aprovechar al máximo los beneficios de la conectividad en la fabricación: eficiencia, seguridad, competitividad y flexibilidad.

Pero ante el amasijo de información que prolifera acerca de estos conceptos, seguro que en alguna ocasión te han asaltado las dudas:

  • ¿realmente va a aportar a mi negocio ventajas competitivas que justifiquen la inversión?;
  • ¿está mi empresa preparada para el cambio?;
  • y una última, y no menos importante: ¿por dónde empiezo?.
 

Buscando respuestas.

El Internet de las Cosas Industrial (IIoT) pretende interconectar dispositivos, máquinas y sistemas compartiendo información sensible a tiempo real, con el objetivo de mejorar procesos, ajustar sistemas, predecir fallos en maquinaria, reducir costes, mejorar el OEE e incrementar el beneficio.

industry-4.02

Va a aportar mayor visibilidad sobre nuestros procesos productivos, facilitando el flujo de información entre las distintas áreas, generando conocimiento y valor.

¿Ventajas?: muchas.

¿Preparados?: ¿por qué no?.

¿Por dónde empiezo?.

La respuesta es sencilla, nadie conoce mejor que tu equipo el proceso productivo, sus puntos fuertes y sus carencias. ¿Hay procesos mejorables, poco visibles, poco interconectados?. Vamos a plantear el proceso en tres pasos:  
  • Identificar puntos potenciales de mejora. Busca procesos de recogida manual de información, anotaciones en papel, hojas de Excell con datos rellenados a mano. Identifica información potencialmente útil que actualmente no estás obteniendo por diversas causas y que sería muy valiosa para la toma de decisiones.
  • Colectar datos. Se trata de proponer los sensores adecuados para obtener esa valiosa información que necesitamos. Los precios de la instrumentación empiezan a ser asequibles y hay en el mercado un muy amplio abanico de sensores disponibles. En este punto puedes consultar empresas auxiliares que complementen a tu equipo.
  • Centraliza la información e interconecta. Existe hardware de adquisición de datos, pasarelas y plataformas cloud para realizar la colecta y centralización de información. Una empresa de integración de sistemas es el aliado perfecto.
 

¿Listo para dar el paso?.

El interés hacia el cambio va a radicar en la necesidad que de él tengamos, y en encontrar aplicaciones concretas que mejoren nuestro negocio. El camino adecuado comienza identificando mejoras, definiendo qué información es necesaria para la nueva operativa, eligiendo los sensores que nos van a aportar esa información y dónde estarán ubicados. El resto del camino no es complicado. Hay soluciones en el mercado para todas estas aplicaciones y empresas capaces de implantarlas.

Comenzar no es complicado, solo hay que dar los primeros pasos, localizar el foco, y el propio camino conduce a la tecnología adecuada.

Si quieres conocer acerca de nuestra solución para el Internet de las Cosas Industrial,  prueba IDAB-IIoT (Industrial Data Acquisition Box). Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a culminar el camino.